¿Quieres saber cómo restaurar muebles de metal antiguos o corroídos y dejarlos funcionales? Sigue estos formidables consejos y dile adiós óxido, y hola al nuevo look.

Ya conoces el viejo dicho: simplemente no los hacen como antes. Por supuesto, como amante de las antigüedades, diría que esto se aplica a muchas cosas, pero uno de los más destacados son los muebles de metal.

Si le encanta el aspecto del delicado hierro forjado, sus posibilidades de encontrar una pieza nueva son mucho menores que las de encontrarse con un tesoro en una tienda de artículos antiguos o en una venta inmobiliaria.

En especial, me encantan las camas de hierro antiguas, que vienen en una variedad de estilos, desde camas modernas de estilo hospitalario hasta versiones con elegantes detalles decorativos.

Por supuesto, al igual que muchos metales, el hierro forjado puede oxidarse con el tiempo sin el cuidado adecuado. Por lo que si está rescatando uno de una tienda de chatarra, es posible que deba realizar algunas reparaciones.

Afortunadamente, este es un bricolaje fácil con solo unas pocas herramientas. Sigue leyendo para aprender cómo dar nueva vida incluso al metal antiguo más oxidado.

Pasos para restaurar muebles de metal eficazmente

De entrada, vas a necesitar los siguientes suministros:

  • Pintura en aerosol
  • Spray de imprimación para metales
  • Papel de lija de grano fino
  • Lona
  • Paño o trapo

Ahora sigue paso a paso las indicaciones que a continuación se explican.

1.Desmontar las piezas

Lo primero es lo primero: deberás desarmar las piezas, dependiendo de qué mueble se trate. Separe cada pieza y con todo desmontado, coloque las piezas de metal sobre  una lona o una tela protectora (idealmente afuera).

2. Quite el óxido y la pintura desconchada

Con un papel de lija de grano fino, elimine completamente la pintura descascarada o el óxido de la pieza, dando una superficie lisa para la pintura nueva.

3. Vuelve a montar las piezas

Para una pintura más fácil, querrá volver a ensamblar las piezas para que pueda alcanzar todos los lados de la pieza con pintura en aerosol. Si su pieza es más difícil de ensamblar (o no tiene espacio en la lona), también puede apuntalar el metal con cajas o abrazaderas.

4. Limpiar con un paño húmedo

Con un paño húmedo o un trapo, limpia el metal para que esté libre de polvo, mugre y óxido. Si estás trabajando con una pieza de hierro forjado detallada, asegúrate de que entre en las grietas para lograr un trabajo de pintura uniforme.

5. Rocía con imprimación para metales

Para un acabado óptimo, use una imprimación para metal para dar una capa base uniforme. Rocía una sola capa sobre todo el metal y déjelo secar completamente, de acuerdo con las instrucciones de la lata de pintura. Nota: si su pieza antigua ya tiene una capa de pintura bastante uniforme, puede omitir la imprimación.

6. Dejar secar completamente

Después de aplicar la imprimación para metal, déjala secar por completo, de acuerdo con las instrucciones de la lata de pintura.

7. Rocía con pintura para metal

Una vez que la imprimación se haya secado según las especificaciones, rocía con pintura para metal de su elección. Sostén la lata de pintura a unas 4 pulgadas del metal y rocía con movimientos largos y continuos para obtener la capa más uniforme posible. Evita pintar en climas extremadamente húmedos o ventosos.

8. Repita para capas adicionales.

Para cualquier capa adicional, sigue las instrucciones en la lata de pintura de cerca. Algunos recomiendan pintar varias capas con unos minutos de diferencia entre sí. Otros recomiendan esperar a que una capa se seque por completo antes de aplicar otra.

9. Dejar secar durante la noche

Una vez que hayas pintado la cantidad deseada de capas, deja que la pieza se seque completamente durante la noche.

10. Alisa las imperfecciones, y si es necesario, vuelve a pintar

Una vez que la pintura esté seca, verifica si hay imperfecciones, como goteos o burbujas, que pueden ocurrir según el clima y la calidad de la pintura. Si es necesario, puedes lijarlos con un papel de lija de grano fino y rociar una nueva capa (ligera) de pintura para obtener un acabado perfecto. Ahora que ya sabes cómo restaurar muebles de metal, manos a la obra.